METALICOS 

 
   Inicio
   Noticias
   Discos
   DVD
   Foro
   Links
   Conciertos
   Entrevistas
   Eventos
   Rock Sin Fronteras

    Furia de Titanes

Heed - The Call

Tracklist
Line Up
1. I Am Alive
2. Last Drop Of Blood
3. Ashes
4. Enemy
5. Salvation
6. Tears Of Prodigy
7. The Other Side
8. Hypnosis
9. Moments
10. The Permanent End Celebration
11. Nothing

Daniel Heiman: Vocales
Fredrik Olsson: Guitarra
Jörgen Olsson: Bajo
Mats Karlsson: Batería

Reseña

Heed es una nueva banda integrada por los ex-Lost Horizon Daniel Heiman (voz) y Fredrick Olsson (guitarras). Para muchos, incluyéndome, uno de los discos más esperados de este año por obvias razones que acarrean el hecho de conocer el más que impresionante trabajo de ellos con la banda citada y especialmente Daniel cuya voz ha transcendido mucho más allá de un simple vocalista, definitivamente hoy por hoy uno del cantantes de metal más extraordinarios que hay.

Y bueno, ¿qué nos ofrecen ahora Daniel y compañía?, pues un trabajo de un gran nivel como era de esperar, pero diferente a Lost Horizon.Este grupo interpreta un metal menos veloz pero compensando esta falta de velocidad con un peso realmente intenso y agresivo, las melodías vocales poseen más profundidad y se nota una vez más que Daniel disfruta lo que hace, ya que su aporte acá es fundamental, su calidad vocal es omnipresente en todas sus intervenciones y ayuda a que los coros sean más memorables, contando también con la ayuda de el ex-Yngwie Malmsteen Göran Edman.

Otro punto a resaltar por supuesto son las guitarras ¡qué buen trabajo encontramos aquí también! Gran exhibición de técnica y depuración sin embotar por parte de Fredrick, un exquisito sentido del ‘feeling’, distorsiones y sonido en general poderosos, muy características en grupos de la escena de Gothemburg (más concretamente Soilwork en su ‘Figure N°5’ o In Flames en ‘Clayman’), bueno y es que son de allí, incluso se nota mucho más de esto en la batería por el sonido contundente que le dieron en la mezcla y producción final.

El álbum también posee elementos de un metal semi-industrial o ‘nu’ pero pequeños detalles apenas, sobretodo en ciertos efectos que se pueden apreciar en las guitarras, samples e incluso en la misma voz, claro sin anteponerse ni opacar el maravilloso timbre que sale de esa garganta.

El disco abre con un pequeño efecto de audio suave y monótono que no tiene mucho que destacar para arrancar con ‘I’m alive’ áspero y contundente en el que empiezas a reconocer la dirección por la que quieren ir los Heed, coros que te atrapan por su melodía y crudeza al mismo tiempo y como repito, este sonido ‘Gothemburg’ el cual, pocos pensábamos que pudiera fusionarse con el estilo de esta banda y menos pensar en obtener un resultado tan grato como éste, como lo pueden notar en ‘Last droop of blood’

‘Ashes’ tiene un fuerte ‘riff’ machacante y un magnífico ‘solo’, gran tema que sirve de ejemplo en lo que dijimos sobre las guitarras y las melodías vocales.

En la 5ª pieza, ‘Enemy’ notamos la presencia de los teclados con un sonido más electrónico futurista que de ‘vieja escuela’ por así decirlo, que le da un interesante balance a la pieza entre fuerza y técnica interpretativa, igual a la 6ª ‘Salvation’ que sigue más o menos esa misma línea estructural, de nuevo un ‘solo’ arrollador por parte de Fredrick y Daniel de nuevo luciendo su sobrada capacidad vocal, dándole un final altísimo digno de los grandes con un coro bastante emotivo.

‘Tears of Prodigy (Fallen angel)’ es un tanto más rápida y con una base rítmica galopante, a estas alturas del disco ya el nombre de Lost Horizon lo habrás borrado totalmente de la cabeza porque de hecho la idea de Heed es alejarse hasta donde sea posible del estilo de ellos, pero con muy buen suceso, ofreciéndonos un material cuya calidad no nos decepciona para nada, todo lo contrario, estamos ante una de las mejores producciones escandinavas de este año, con temas menos épicos que L.H. y más directos y ‘heavies’ podría decirse que hasta más variados desde el punto de vista compositivo.

‘The Other side’ tiene un gran coro y efectos de voz unidos a una magistral interpretación de cada instrumento e ‘Hypnosis’ vuelve una vez más a la agresividad con el coro más furioso del disco y en términos generales una de las piezas más potentes, ‘Moments’ baja la fuerza y se convierte en una genial canción ‘medio-tempo’ de las mejores del álbum, tiene unos arreglos de guitarra dignos de todo un maestro, porque salen a relucir cambios de ritmo, arpegios y acordes fuera de lo común, de esos que no se oyen todo el tiempo y que por su originalidad se tornan memorables, ¡extraordinario tema! De mis favoritos.

En la siguiente pieza, ‘The permanent end celebration’ hablar del trabajo de Daniel ya es más que redundar, su emotividad y recursos vocales al parecer no conocen fronteras, mezcla perfecta de fuerza, dulzura, poder y expresividad a la enésima potencia.

Llegamos a lo que es la balada del disco ‘Nothing’ que a su vez se convierte en la primera en su estilo que interpreta Daniel y que tampoco nos decepciona, guitarras acústicas brillantemente ejecutadas con la delicadeza de un intérprete clásico de las 6 cuerdas, sin embargo, como balada no es tampoco la 8ª maravilla.

Finalizamos con ‘The Flight’ que es de las más rápidas en cuanto a su estructura con un estribillo muy pegajoso pero luego pasa extrañamente a unos aproximadamente 11 minutos de silencio total y en forma inusitada finalizar el tema con una rabiosa avalancha de ‘riffs’, gritos y solos.

Excelente disco, le va encantar a todos los que aprecian la voz de Daniel y con la añadidura de presentarnos algo nuevo musicalmente con un sonido fresco y poderoso, muy recomendable.

Calificación: 96/100

Gilbert